martes, 23 de octubre de 2012

¿Que es ser animalista?

















El sentir compasión y preocupación por los Animales de Otras especies, es algo que debemos resaltar y aplaudir, pero estas acciones humanitarias deben ser lógicas, consecuentes y basadas en la realidad, y no en un imaginario determinado únicamente por aspectos emocionales.



Nos autodefinimos como “Animalistas” cuando en mayor o menor grado, de una u otra manera tomamos partido en la defensa y el bienestar de alguna u/o algunas Otras Especies Animales. Por esta sensibilidad, muchas personas han querido colaborar con Don Acacio, un Señor de barba que recorre sectores exclusivos del norte de Bogotá con veinte o treinta perros en aparente regular estado (incluso algunos desprevenidos piensan que están en muy buenas condiciones), pero que viéndolos con detenimiento padecen desnutrición, laceraciones, sarna, pulgas y moquillo entre otras dolencias.

Algunas buenas y sensibles personas colaboran, incluso de manera cuantiosa, con este “Protector de los Perros”, creyendo que están por su intermedio ayudando de manera efectiva a Seres desprotegidos que èl ha acogido; pero la realidad dista mucho de lo que imaginan estos bien intencionados ciudadanos. La situación de muchos perros, otros veinte o treinta que se encuentran a escasas cuadras de los sectores que frecuenta esta persona, unos quinientos metros arriba, entre el bosque que limita con la carrera séptima, es simplemente infernal, estos perros naturalmente no puede mostrarlos y por eso nunca los baja para pedir plata.

Hace unos días luego de que pusimos al tanto a las autoridades de la Alcaldía de Chapinero de estas atrocidades, las cuales conocimos por denuncias y sospechas de Animalistas mas objetivos, se logro “Rescatar”  (Aún falta mucho para darles una vida digna y necesitamos mucha ayuda), medio centenar de perros, muchos de los cuales padecían desde hace mucho tiempo amarrados a los árboles, a la intemperie, enfermos y en los huesos. Increíblemente existen todavía personas que creen firmemente que el Señor Acacio les da calidad de vida a los perros que mantiene, y lo hacen por que nunca se tomaron el trabajo de ver como los mantenía en realidad sino simplemente le daban dinero u otros bienes, para hacer una buena obra. Esperamos que por el bien de  los perros que este señor vuelva a acumular, los donantes actúen con responsabilidad y no vuelvan a ser cómplices de atrocidades, cometidas por esta persona que de pronto no tiene cabal culpa pues según dictamen del siquiatra de la Secretaría de salud que lo evalúo, padece trastornos mentales, lo que no es excusa para permitir y fomentar estos actos, suficientemente documentados con fotografías y videos.

Fuente: amigos del planeta

0 comentarios:

Publicar un comentario